La revitalización de edificios para la mejora de su habitabilidad, confort, y optimizar los consumos es una de las áreas de la eficiencia energética más estimulante. Reutilizar edificios en lugar de edificar nuevas construcciones es la forma más sostenible de edificar.

La ingeniería es un buen aliado de la arquitectura cuando dota de las herramientas para hacer una remodelación de forma ordenada.